incendio edificio

Un incendio es una situación de vida o muerte y, ante el riesgo al que nos enfrentamos, es normal llegar a un nivel de estrés superior a cualquiera que hayamos sentido antes. Pero en este tipo de situaciones el ser humano también puede superarse a sí mismo y el instinto de supervivencia combinado con la gran liberación de adrenalina puede ser decisivo a la hora de salvar tu vida.

Porque hay que estar preparados ante un incendio

Que no cunda el pánico: Lo más importante de todo es intentar mantener la calma y evitar así que el miedo te paralice o fenómenos colectivos como las avalanchas humanas y los tapones, que muchas veces generan más víctimas que la propia situación de emergencia.

No abras la puerta: En caso de que estés en una habitación cerrada y puedas notar el calor a través de la puerta, no la abras. Si está muy caliente quiere decir que hay un incendio y las llamas se extenderán por la habitación si les das la oportunidad, con lo que se conoce como Deflagración. Además puede que el pomo de la puerta, si es metálico o de material conductor, esté al rojo vivo y te quemes al tocarlo.

En caso de que huela a quemado pero no notes ningún signo de llamas al otro lado, abre la puerta con cuidado y sal de ahí.

Déjalo todo: No hay ningún objeto que valga más que una vida humana o, dicho de otra manera, todo es reemplazable menos tú. Esos segundos que gastarías recogiendo cosas de valor o vistiéndote valen oro y siempre es mejor usarlos para salir.

Usa las escaleras: No uses el ascensor, primero porque no va a funcionar y te quedarías atrapado y segundo porque el hueco del ascensor es una de las zonas por las que mejor se propagan las llamas.
Haz el egipcio: Pégate a la pared y desplázate como si fueras un jeroglífico, esto es especialmente útil al usar las escaleras, ya que ese es el lado más estable de los escalones; y en caso de tener poca visibilidad, ya que así podrás detectar puertas y ventanas

Haz el gato egipcio: Seguro que conoces la fascinación de los egipcios por estos animales, pues en caso de que el humo se vuelva muy denso camina a gatas sobre rodillas y manos, bien pegado al suelo, porque es la zona donde hay menos calor y más oxígeno.

No vuelvas a entrar: Deja que los bomberos hagan su trabajo y si ya has conseguido salir de ahí, no vuelvas a entrar hasta que hayan terminado.

Si tienes cerca un extintor, úsalo correctamente apuntando a la base de las llamas y en ambas direcciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Share This