hidrante-contra-incendios

Los hidrantes no son monstruos de numerosas cabezas con propiedades regenerativas, ni tampoco las cremas que usas en tu piel cuando sales de la ducha… Puede que a estas alturas creas que estás perdido en lo que a hidrantes se refiere, pero en realidad los has visto muchas veces y los conoces de sobra.

Los hidrantes son nada más y nada menos que una toma de agua instalada, normalmente en la calle, con la función de suministrar agua a los bomberos en caso de que se produzca un incendio para que puedan extinguirlo con mayor eficacia. Existen varios tipos de hidrantes:

Tipos de hidrantes contra incendios

  • Boca de incendio exterior: Son los típicos hidrantes que aparecen en las películas de Nueva York, como en la mítica escena de El Padrino (1972) que comienza con unos niños refrescándose y jugando gracias a la activación accidental de un hidrante y acaba bastante mal para el violento marido de la hija de Corleone; o en películas más actuales y para toda la familia como puede ser Minions (2015), donde una de estas simpáticas criaturas intenta seducir a uno de ellos.

    En nuestro país, las bocas de incendio exteriores suelen estar bajo tierra en una arqueta, con una tapa roja y van acompañadas de una señal en la que puede leerse la palabra “Hidrante”.

  • Boca de incendio equipada: Este tipo de hidrante suele encontrarse en el interior de edificios, dentro de una caja con un cristal en el que pone la frase: “Rómpase en caso de incendio”, que además de la toma de agua contiene una manguera enrollada o plegada.
  • Columna seca: Este tipo de hidrante consiste en una tubería vacía (de ahí el nombre) que utilizan los bomberos para poder bombear agua en edificios altos sin tener que desplazar mangueras durante muchos pisos ni depender de bocas de incendio sin presión suficiente. El acceso a esta columna seca se realiza a través de cajas de color rojo con la frase: “Uso exclusivo bomberos”.

En cuanto al mantenimiento de bocas de incendio, la normativa exige operaciones trimestrales de comprobación de accesibilidad y señalización, inspección de la estanqueidad (que no presente fugas) y engrasado de juntas y roscas; así como operaciones semestrales de relleno de aceite y engrasado de la tuerca de accionamiento y comprobación manual del funcionamiento de la válvula.

El mantenimiento de la columna seca se realiza cada seis meses y consiste en la comprobación de: señalización y accesibilidad, tapas y cierres, y del funcionamiento de la llaves de seccionamiento y las llaves de conexiones siamesas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Share This